jueves, 1 de diciembre de 2011

Estar sin vos

Que le pasa a esa soledad que reniega la ausencia de tu boca. Me han preguntado por tu huida y yo tuve que explicar mi llanto. Si hay algo por hacer. De seguro moriré en el intento. Las suposiciones imaginarias van comiendo mi sueño. En regazo de piedra descansa mi psiquis. Un baño de ilusiones convergerá de un suspiro de agonía. Los ojos secos y lastimados. Una aroma de espinas entre tus piernas. Todo recuerdo inútil; por que ya ninguno siente. Tener que volver a este espacio para curar los males que se hacen enjambres. Y ahora que estás otra vez entre el abismo y el precipicio no hay diferencia, los usas como sinónimos. No hay observatorio que pueda distinguir la luz de tu estrella. El cuerpo otra vez como caja de resonancia de tus estados mentales. Que vamos hacer cada vez falta menos y todo se achica a mí alrededor. Cada cual lustra su egoísmo, lo pulen, le sacan brillo. Prefiero derretir un sueño que vivir en la esperanza. 
Ojala algún día vuelvas.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Falsa timidez

Yo sé sobre tu falsa timidez. Soy un experto en eso. Lastima que no apliques tu descaro a quien corresponda. Un fantasma que asfixia con su presencia, duelo de risas en un corazón cerebrado. ¿Cómo una boca tan indiscreta podía ser tan muda? Cosas de la retina que graba como al fuego. La comisura dilatada al precio de los dioses, un simple placer, una sutil venganza. Cuando concluya el siglo ojala lances tu fuego. Tu pantalla no me ciega, conozco la producción de tu aplastante terror. Creencias inútiles que muestran vahos de salida. Y yo comiendo el alma en un guiso de cerebro. Esconder tanto te genera vergüenza-; por eso concluís en tu huida para no enfrentar. Pícara: Yo sé sobre tu falsa timidez.

viernes, 14 de octubre de 2011

Descanso en mi gruta

La mañana llega y los perros abonan la tierra en una pose equilibrista. Yo los miro y me despreocupo como ellos. Me falta un colmillo y hacemos equivalencia de andanzas. Vuelvo solo otra vez con la madrugada a cuestas. Pienso en todo lo que no debería pensar y trato de esquivar mi nudo gargantal. Hay Luna llena eterna desde la ventana de tu cuarto. Perfumes de cabellos se intrometen en mis pertenencias. Todo se disloca en el conjunto de tus emociones. Un brutal llamado, ancestral. Voy a calibrar la concepción de lo indecible descolgando cuadros de mi colección de lenguajes. Voy a sufrir una vez más una ausencia, y a escupir una verdad trucada. Descanso de rodillas sin plegarias de flujos que rocen mis labios.  Intentando terminar un escrito que me asfixia, me oxigeno tendido en mis pensamientos que me concretan como en una nube. En mi mundo aparecen los pequeños espacios donde ubicas tus falsos lamentos. Espero que esta desorientación sirva de ordenamiento para el pensar instintivo. La maquina de la mentira se había apoderado de vos. Pero Federico el bigotudo explica que la verdad, por un lado, no es más que el producto del acuerdo de los miembros de una sociedad para designar de forma uniforme la realidad, para acotar una serie de significados comunes. Por ello tiene un sentido moral. Por otro, para Federico "el bigote" no es más que una ilusión que no nos dice como son las cosas, sino que nos sirve para poder sobrevivir. Es una ficción útil fruto de la capacidad artística del ser humano. Hacías teatro, eras actriz, hacías danza… Eras Dionisiaca, Nietzscheana, pero no la sabias, hasta que mi linterna encandiló tus ojos. No hullas de tu todo y de tu nada, no fracciones este destino. Cuando pase, si es que vuelve, tu macabra y artística inocencia, yo, estaré descansando en mi gruta.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Tenías una cuestión maternal

Aconsejarme que lleve un buso, por que de seguro más tarde está fresco. Limpiarme con un dedo de tu pequeña mano un resto de algún aderezo que había quedado en la comisura de mi boca mientras comíamos panchos. Peinar mi pelo de recién levantado, con tu cara y ojos de espejos, mientras hacíamos la cola en el supermercado. Arreglarme la capucha  antes de salir. Acomodarme la bufanda, para que no tome frío en el cuello y no me enferme, mientras besabas mi mejilla, y tu perfume me dejaba inconsciente. Prepararme el matecosido con cinco de azúcar. Leer mis escritos con cara de “madre que piensa en lo pícaro e inteligente que es este chico”. Complacer mis caprichos. Mimarme en público. Llorar conmigo, con mis tristezas, mis defraudaciones. Acampar en mi desilusión y ponerme una sonrisa. Aguantar mi rollo. Demostrar tu fuerza implacable. Acunarme en tus brazos. Consolarme como a un niño, cuando lloraba a los gritos,  sintiéndome como una de tantas veces ajeno a este mundo.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Sin categorías

La cuestión se esta tornando bastante jodida. Compleja. Las palabras, el lenguaje, la escritura, no alcanzan para explicar el contenido dándole forma. Vos, te acomodás en la cama y te abrís de piernas. Yo pienso en la eternidad, en el infinito. Quizás esa sea la distancia que en el fondo realmente nos separa: Infinita.
Con el cerebro chamuscado por el desconsuelo repto mis manos por tu extraño cuerpo. Me des-limito. La aprehensión y su pedagogía. Explíco buceo abisal. Inexisto. Voy a componer tu formula para extraer el antídoto.  Que todo siga así, tan despacio que parezca veloz. Tu desintegración florece en tus escondites. Extraño tus mentiras; y pensar que era lo que más odiaba. Ojalá trates bien a tu mundo, si es que te dejan hacerlo, si es que no se intrometen parentales en el. Todo me costará el doble pero vuelvo a desintegrarme cuando creo ver tu imagen. Que hermoso amor, sin categorías, despiadado, salvaje. Impregnado de pura vida.
Cabalgá tranquila, que el jinete del Apocalipsis esta de mi lado.



“La ofensa más atroz que se puede inferir al hombre es negarle que sufra”.

 Cesare Pavese

lunes, 19 de septiembre de 2011

Vos te encontraste, vos te perdiste

"Después de lo que me has hecho, de seguro mujer, tú pasaste a ser la número ciento cuarenta y cinco mil. Quedaste fuera."

"Luego miré, y apareció el Cordero. Estaba de pie sobre el monte Sión, en compañía de ciento cuarenta y cuatro mil personas que llevaban escrito en la frente el nombre del Cordero y de su Padre. Oí un sonido que venía del cielo, como el estruendo de una catarata y el retumbar de un gran trueno. El sonido se parecía al de músicos que tañen sus arpas. Y cantaban un himno nuevo delante del trono y delante de los cuatro seres vivientes y de los ancianos. Nadie podía aprender aquel himno, aparte de los ciento cuarenta y cuatro mil que habían sido rescatados de la tierra. Éstos se mantuvieron puros, sin contaminarse con ritos sexuales. Son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Fueron rescatados como los primeros frutos de la humanidad para Dios y el Cordero. No se encontró mentira alguna en su boca, pues son intachables." 
(Apocalipsis 14:1-5).

viernes, 16 de septiembre de 2011

Aconitum

Mi muerte declarada. Maldad en tu naturaleza. Mis suspiros animales, se transforman en agonía. Lamento de carnívoro, en pesadilla herbívora.  Acosado por el invierno desintegrador caí en tu trampa. Rapé del diablo. Mis ojos amarillos en la oscuridad se desvanecen en una huida. Cerbero te trajo a la superficie, y yo lloro sus consecuencias. Vos también en algún momento fuiste mi Teofrasto; mi condena. Aconitina, y mi corazón quedo temblando más de lo debido. Vos me pusiste eso en alguna bebida, en partes de tu saliva. Acción rápida de tu señuelo como amor, para esta fiera en agonía. Pactemos el final. Con un solo rasguño mío, podrás ver lo que yo veo. Estás del lado equivocado.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Tu potencia

Catay. Desparpajo de mal usos. Objeto que subjetiva reacciones.
El argot críptico simbolizando tu estadía en los infiernos.
Mi Liber Linteus desangra su código en tu astucia chispeante.
Los arúspices inspeccionan mis entrañas de Lobo. La enfermedad es la cura. Vida de ultratumba para tu energía desperdiciada. En remojo dejá tus ojos, por que ya no sé si lloraban la despedida o la bienvenida. Olfato de entrepierna. Sudor de limón. En punta de pies… salvabas al mundo.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Autocongelado


Ayer recordé que todavía te amo. Que siento cosas por vos. Delirio tu imagen en cualquier lado. Corro estúpido y nervioso para no perder ni un milímetro de tu supuesta aroma. Estoy en coma sentimental. Giro como el mundo. También repto. Una agonía más para el de este mundo. Más allá irán mis pensamientos. Patología declarada: inconformismo. Escalofríos constantes. Voy perdiendo el alma de a pedazos. Me autocongelo. Trato de durar.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Imbatible

Nuestros ojos llenos. De nuestras miradas, de todo lo que saben, de todo lo que vieron, de todo lo que vivieron, de todo lo que sufrieron, de todo lo que brillaron, de todo lo que lloraron. Nuestros ojos llenos. ¿Cuántos libros, escritos, poemas, podrían escribir esos ojos llenos nuestros? ¿Cuántas miradas ajenas perderán su brillo ante sus misterios? ¿Cuánta sonrisa queda en esa boca? Declaro infinita nuestra cuestión. Una infinita aporía. Y nuestros ojos, llenos.

domingo, 7 de agosto de 2011

Algo


Si hay algo por hacer, de seguro moriré en el intento. Las suposiciones imaginarias van comiendo mi sueño. En regazo de piedra descansa mi psiquis. Un baño de ilusiones convergerá de un suspiro de agonía. Los ojos secos y lastimados. Una corona de espinas entre tus piernas. La flota avanza hacia mí con aire de conquista, mi muralla se autoedifica al recordar tu humedad pegajosa. Cupido prestado que mancha sabanas de angustia. Señuelo romántico que disimula su guía práctica. El invierno no fue tuyo y eso aun mas te duele. Mañana será otro día, un futuro que arrastra pasado disfrazado de olvido y con perfume a recuerdos.

jueves, 4 de agosto de 2011

Cogicidio

Abrir las piernas al voleo. Comerte un virus inocente. Nada esta mal. Caperucita falsa que amaestra Lobos. Yo no aparento, muestro lo que soy. Feo, sucio, roto. Anónimo iluso que navega en terrenos desconocidos. Escrache público de tu droga en la nariz. Vagina deforme. Ausencia de caderas, en un desierto de maquillaje de circo. El cuerpo no ayuda a unos limones inmaduros. Leche, con chocolate. Bajarse el pantalón y encontrar la rutina. Desconciertos de tamaños anidaran en tus espacios. Limbo de truchas. Identidad falsa que siembra lástima y tristeza. Felicidad ficticia de la cual ni Dios te salva. Pedirías permiso para masturbarte en el baño. Es cuestión de costumbres. Papa y Mama, cogen a escondidas, me lo hacen “prohibido”. Una muñeca  que si pudiese hasta sería snuff. Objeto por Sujeto, trueque invalido para la mente del asesino intelectual. Sexo oral: Hablar sin parar. Esquivar tu aroma, que se pudre en tu Padre y se consagra en tu Madre. Una falsedad elitista congrega a la familia, todos los domingos a la misma hora.


Lucas 23,34:
“Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”

miércoles, 3 de agosto de 2011

Abeja mutante


Profetisa, cuarto Juez, tu disfraz ha cambiado una vez más. Yo soy testigo real de la actuación. Bajo una palmera de Efraín me sentenciaste a no estar a tu lado. Una muerte más en vida. Disfrazado de Lapidoth consumiría lo que queda de mí entre tus brazos, en un fuerte abrazo. Cueste lo que cueste. Poetisa ardiente, no te congeles lejos mío. Acá se siente insufrible.

domingo, 31 de julio de 2011

Sarcasmos y mentiras


“Empiezo a comprender que nadie se quejo; y trato de apagar la maquina del mal” (Castillo Maquinal; Juanse)


Estoy herido por la mentira, mi Verdad no la sana.
Estoy ubicado con una impostora. Camino con la frente alta.
Enjambre de amor insulso, con aroma a infancia perversa.
Escuche que el pez por la boca muere, excepto si se lo come uno más grande. Videos pornos caseros, y múltiples armas de destrucción, es la moda de la tele, destruir con el placer en lo intimo. En la guerra vale todo, menos la traición. Sueño de libertad, castrado por un artificio sexual paternalista. Película de terror en progreso. Miedo a vos misma. Elección al revoleo, el camino fácil. Es feo haber mentido al amar, dice mi paleontólogo.


martes, 19 de julio de 2011

La velocidad despacio


Si no veo espacio me quedo flotando, no me ubico.
Que hay de mi vorágine, lustrosa, brillante, inmaculada, es casi una Idea.
Las vacaciones de invierno se inventaron para que la estudiante esté aunque sea un día de esos un rato a mí lado, con su ausencia, con su boca maravilla. Me dejaste y quede aferrado a jabones. Me resisto a universalizar un género, un rasgo típico, una actitud que cuesta poco descubrir en muchas, lucho contra eso. La soledad no se cura. No se complementa con un “voy para allá”, con un “veníte”, “anda para la plaza”, “salí a la esquina”. La soledad es más compleja, es tan veloz en su pensar que lentifica todo. Comprende planos internos sobre en los cuales uno sigue aprendiendo con el pasar de los años. Es propia y aguda. No es una Nada que avanza, es el Todo que demuestra sus dientes, que te devora a vos y compañía, como un agujero negro.
Dame una noche. Solo una noche.

lunes, 11 de julio de 2011

Ojalá entiendas

Que no puedo hacer nada en contra de lo que se generó, se construyó, como “lo nuestro”. Que ya me queda poco del demasiado que te dí. Que en tu singularidad de “única” navegan bloqueos inútiles de cosas que se grabaron a fuego en nuestras vidas. Que mi suplica es por el bien aunque el mal meta la cola. Que te amo como puedo, como me dejas, como siento, como fui aprendiendo. Que nada se borra, que todo se re-escribe. Que tu simulación es a la vereda que no cruzo. Que creo que Dios me ayuda en todo lo que puede, y así me pone de tu lado nuevamente. Que lloro como un niño, incansable, inconsolable. Que salgo en busca de tu perfume, imaginario, sutil, latente. Que cerca mío fue donde quedaron atrapadas muchas cosas que vos despojaste, que yo no suelto al azar. Que las comprimo y las escurro sobre mi carne. Que no pienses de más sobre mí. Que todos los días me pregunto si mi dolor será eterno como nuestro amor. Que lo fuerte de desparecer implica la ausencia exagerada. Que por todos lados hay restos tuyos. Que la vida así, me sigue enseñando. Que si cuando pensás en mí, o en estar cerca mío tenés oxigeno, me prestes un poco, así también respiro yo. Que nunca podré hacer otra cosa que mentir sobre tu olvido. Que te extraño cosmológicamente. Que esta el λóγος para que esquives los μθος. Que necesito redescubrirte en tu mundo de vestidos y antigüedades. Que sigo acá, de éste lado, esperando o no. Pero sigo acá.

jueves, 7 de julio de 2011

Asombro vs. Descubrimiento

Ella escribe y yo la leo. Y miro un espejo, que se rompe, se fractaliza y en un instante es Todo de vuelta, y me refleja sensible, romántico supurador de sueños. La fuerza de la vida vuelve a rozar mis mejillas como un rocío de tibias matutinas. Como un novato cargado de esmero e ilusiones aprendo y practico el Arte del olvido. Pero el plano de sus peripecias se expande, y me destierra, para volver hacia el como El Extranjero y dejarme pupilo en su escuela de sensibilidades, de sentimientos. Sus escritos se transformaron en muletas para mi alma descreída que arrastra un cerebro como una bola de acero atada al pie de un condenado. Bueno es que sus fuerzas jueguen  con el infinito. Que no haya noción cuando tu espacio y tiempo fue poblado por esa brisa llenas de semillas que florecerán, así como marchitaran en un dialéctica extravagante.
Soy de Cancer y me regente es la Luna; regentea este negocios de ojos que la miran clamando no sé que milagro. Uno se encontró, dentro del extravío propio de mi mundo inconcluso. El otro está escribiendo, escribe.

miércoles, 6 de julio de 2011

Perdido, se encuentra ...

La espera se hizo quizá larga, escabrosa. Pero se ve que hoy llego el momento.Me encontré con este escrito de May No la conozco solo llegue hasta ese lugar y quede atrapado de alma y cuerpo en esta maravilla de letras, de lenguaje. Le pedí permiso a May para publicar esta obra maestra en mi humilde territorio y me dio el “OK”. Así que señores acá está.



Si no me encontras, es porque me perdiste
y se que del olvido no voy a lograr regresar.
Será dejarlo todo para empezar de nuevo
No encontrarnos para poder sentir.
Solo quedará mirarnos desde el pasado
para relamer heridas viejas,
para curar las ideas del odio.
Tendremos que lavarle la cara a las mañanas, mi querido.
Y no volver, no regresar ni por la almohada,
ni por los vuelos de la sabana, ni por los besos por la ventana.
Vernos entre la lluvia, bailando con paraguas agujereados,
y negarnos la sonrisa bajando la mirada.
Bañar de oro las lagrimas,
vender nuestros cuerpos al pasado
para verlos flotar en el recuerdo, para matar nuestro sentido.
Pero no volver a matarnos, para no sentirte al lado temblando,
para no escucharme rogando.
Dejarte, perderme.
Odiarme, matarte.


Gracias May.

martes, 5 de julio de 2011

Sucedáneos de ruegos


Un psicótico del νος,

que se excita manoseando

 a la φύσις.



Así ubico la eyaculación nocturna de

mi insomnio insolente,

frágil, incoloro, pero

lleno de vida en movimiento

que va y que viene.



Que empieza a dar forma al lugar,

al momento, al “te dije” un Yo

con atravesamientos de un

Él otroso, frustrado, comunicador.

Un teatro cómico trágico.



Hay que asomar el hocico después

de semejante lenguaje inútil, mas

aun cuando hace frío.



Y no me pongo profundo, soy pesado, por eso caigo

irremediablemente mas abajo para

seguir con restos de polvo en mis

hombros descubriendo reuniones

donde se realiza la última cena de los conceptos.

domingo, 3 de julio de 2011

Restos

Descorporizado. Mi mente en el plano ideal y mi cuerpo sobre una cama fría, gélida, solitaria y ya sin vos insignificante. Caricias de cocaína me hacen verte por todos lados cuando salgo; mi corazón no sabe como resiste pero lo hace. Me levanto con mis ojos mojados y es tanto el vacío que después recuerdo su por que. 
Creo que tengo que morir por que ya estoy siendo restos.

domingo, 26 de junio de 2011

Temporalidades frágiles


Miro y combino los elementos, y no concuerda mi tabla periódica. No se produce química. No hay química. Sujeto de temporalidad nado el vacío indiscreto con la muerte simbólica a cuestas. Los animales y la mundaneidad  son los emisores de signos por excelencia, diría Deleuze. Yo rumiando el concepto declaro el instinto. Vamos a enturbiar una vez mas esta soledad con imagenes tan nítidas que despiden aromas. Una lluvia mas para el frío del corazón seco. No a la superficie, no a lo superficial. Todo profundo. Desde la profundidad, hacia el firmamento. ¡Evohé!

martes, 14 de junio de 2011

Intravenosa

En lo que tenias Razón, la tenés, en “La” que no, aun no.

Mira como me viniste a dejar solo, en el medio de este barullo de gente que anda andando sin sentir una de sus tantas emociones de enserio, seriamente. Exprimirla, “vivirla”. Yo sigo mirando hacia abajo, no puedo levantar la vista, la ἀλήθεια me afecta de otra manera; sí total hoy en día hasta los que te mienten descaradamente te miran a los ojos como rubrica de Veracidad. Los míos, están cansados. “Soy la soledad hecha hombre”, dice el bigotudo, y yo con el contorno de mi ojo de vidrio, cansado, miro como Schopenhauer toca la flauta, suena dulce, aunque sean labios amargos y embalsamados. Y así vagabundeo como un Benjamiano vegetal expresivo. Sin espacio para el Otro, para que de una vez por todas, éste, logre definirme.

lunes, 6 de junio de 2011

Recuerdo incrustado

Estoy nuevamente gastando el extrañar;
pero éste es lento y paciente, como la
huella que deja en la roca la erosión del mar.

Te extraño de punta de pie, sosteniendo
todo tu cuerpo con las manos en la pared
extraño tu fuerte, tu despacio, tu rápido,
 y tu lento.

Soy la obsesión de un aroma que sueño
Despierto. Piensa, que la fe puede curar
de todo, así como también enfermar de
todo. La imagen no olvida y recuerda.

Si te crees a vos misma, mas nítida es tu mentira.
Recuerdo incrustado, doloroso, como astilla de vidrio.

martes, 31 de mayo de 2011

Plegaria


Más se acerca más frío hace.
Difusa niebla que te ve constante.

Reposo incomodo que busca tu cadera.
Momento vació que llena un recuerdo.

Grieta incierta que lamenta tu aroma.
Despedida mundana que sangro en las noches.

jueves, 26 de mayo de 2011

El extremo expresivo


Necesito llorarte mientras
te recuerdo, ahí, muerta y eterna a la vez.
Necesito escupirte mientras juego
empedernido con nuestros instantes.
Necesito llorarte para violarte con
mis lagrimas y salar tu ombligo.
Necesito descomprimirte de mí
capsula mental. Necesito llorarte,
para volver a ver mis sentidos.

Necesito volverme.

martes, 17 de mayo de 2011

Análisis intuitivo

No siempre el que te persigue es un ser con ojos iracundos y rojos, ni siquieara es un ser fríamente malévolo que aguarda con paciencia entre sombras. Puede ser otra cosa, alguien que te llama con gentileza, que te abraza calurosamente, que te acaricia y te engatusa con dulzura hasta terminar por destruirte.

"Sólo hablo con vos", le dije, "ya casi con nadie más". Siempre recordaré la sonrisa que apareció en su rostro, cuán dulce y sencilla. Fue el último momento auténticamente grato que tendríamos juntos, el instante en que más cerca estuve de sentir su amor, luego de que explicara su decisión. Su reacción fue ante mí. Yo clasifiqué enseguida que era un rechazo tan espontáneo y absoluto, y mi cabeza recalculaba los motivos.
Sigo pensando que no se ha percatado de lo que hacia, pero yo lo reviví una y otra vez en los siguientes minutos, horas y días. Lo reviví, ahí sentado, ella hablando de esto y lo otro, y yo sumiéndome en una oscuridad inconcebible. El que me rechazara con semejante contundencia un amor que seguía vacilante, pero aun prendiendo fuego, me llenó de un indecible odio hacia mí mismo. Su voz caía encima de mí helada y desconocida. Habló mucho aquella noche: sin duda le pareció que yo sabía escuchar, aunque en realidad ya no escuchaba. Oía su voz como un murmullo de trasfondo, veía su rostro como entre una neblina vaga de algo infinitamente distante. Ya no era ella, sino un símbolo doloroso de mi propia devastadora realidad. 
Le dije que no venga. Camine solo a través de la oscuridad circundante y recordé, con el corazón vacío, los movimientos de un amor que se me antojaba tan perdido como yo mismo. Me sentía como si me hubiesen arrancado las tripas, las hubiesen empaquetado y arrojado a la basura.

Y ahora tengo que seguir.


jueves, 5 de mayo de 2011

Manifiesto y declaro

Me veo en la etapa final de mi propia inocencia romántica. Ésta es la última vez en que pienso en el amor como algo absolutamente desprendido, una luz estimulante. Sé que fue una sensación tan pura, tan de sacrificio total, que la percibí, no como algo nuevo, sino como algo muy antiguo, institivo, que no se aprende, que nos traspasa a través de los siglos, y que empezó con la primera criatura que se situó entre el "peligro"y otra criatura para la cual expermientó un sentimiento poderoso aunque inexplicable; una sensación indiscutiblemente profunda y apremiante, aunque todavia sin nombre.

miércoles, 13 de abril de 2011

Lapida incómoda

No sé qué hacer. Voy hacer que hago; y así acosado por interminables tormentas, el hombre se vuelve animal. Entre dialectos extraños, de oscuras mentes la realidad mide distancias dormidas entre el andar y la dificultad del camino. El largo invierno se empieza a echar encima. La nieve caerá antes de que el fuerte este terminado. Fue una siembra de sangre, y ahora ha llegado la cosecha, el cuerpo se aferra a la torturada vida. Se responde con un tono fúnebre que aparenta franqueza. Tan débil, así podemos mostrarnos, tanto como para escapar del influjo de este Universo en tres dimensiones en el que se nos supone atrapados. Pero todo son especulaciones. Hay dos tipos de suicidas. El pasivo e impotente, que se ahoga o ingiere una sobredosis de somníferos, y el suicida de ánimo dionisíaco, más violento, que se vuela el cerebro, salta al vacío, o se arroja a las vías del tren. Pero ninguna elección supone un freno para el que puede calificarse como un último acto. Pero no es el deseo el que se convierte en necesidad, es todo lo contrario: son las necesidades las que se convierten en deseo. Ahora: ¿si la finalidad de la existencia no es el placer, cómo es que nos han convencido para que existamos? ¿Por qué existir? Morir es concluir.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Terrorismo poético


BAILES INVEROSIMILES EN CAJEROS automáticos nocturnos. Despliegues pirotécnicos ilegales. Land art, obras terrestres como extraños artefactos alienígenas desperdigados por los Parques Naturales. Allana moradas pero en vez de robar, deja objetos Poético-Terroristas. Secuestra a alguien y hazlos felices. Elige a alguien al azar y convéncele de ser el heredero de una inmensa, inútil y asombrosa fortuna -digamos 5000 hectáreas de Antártida, o un viejo elefante de circo, o un orfanato en Bombay, o una colección de manuscritos alquímicos. Al final terminará por darse cuenta de que por unos momentos ha creído en algo extraordinario, y se verá quizás conducido a buscar como resultado una forma más intensa de existencia.
Instala placas conmemorativas de latón en lugares (públicos o privados) en los que has experimentado una revelación o has tenido una experiencia sexual particularmente gratificante, etc.

Ve desnudo como un signo.

Convoca una huelga en tu escuela o lugar de trabajo sobre las bases de que no satisfacen tus necesidades de indolencia y belleza espiritual.

El arte del graffiti prestó cierta gracia a los laidos subterráneos del metro y a los rígidos monumentos públicos; el TP (terrorismo poètico) también puede ser creado para lugares públicos: poemas garabateados en los lavabos del juzgado, pequeños fetiches abandonados en parques y restaurantes, arte en fotocopias bajo el limpiaparabrisas de los coches aparcados, Consignas en Letras Grandes pegadas por las paredes de los patios de recreo, cartas anónimas enviadas a destinatarios conocidos o al azar (fraude postal), retransmisiones piratas de radio, cemento fresco...

La reacción o el choque estético provocados por el TP en la audiencia han de ser al menos tan intensos como la agitación propia del terror -asco penetrante, excitación sexual, asombro supersticioso, angustia dadaesca, una ruptura intuitiva repentina- no importa si el TP va dirigido a una sola o a muchas personas, no importa si va "firmado" o es anónimo, si no transforma la vida de alguien (aparte de la del artista) es que no funciona.

El TP es un acto en un Teatro de la Crueldad que no tiene ni escenario, ni filas de asientos, ni localidades, ni paredes. Con objeto de que funcione en absoluto, el TP debe desvincularse categóricamente de toda estructura convencional del consumo de arte (galerías, publicaciones, media). Incluso las tácticas de guerrilla Situacionistas de teatro callejero resultan ya demasiado conocidas y previsibles.
Una seducción exquisita -conducida no sólo por la causa de la mutua satisfacción sino también como acto consciente en una vida deliberadamente bella- puede ser el TP definitivo. El terrorista P se comporta como un estafador cuyo objetivo no es el dinero sino el CAMBIO.

No hagas TP para otros artistas, hazlo para gente que no repare (al menos por un momento) en que lo que has hecho es arte. Evita las categorías artísticas reconocibles, evita la política, no te quedes a discutir, no seas sentimental; se implacable, arriésgate, practica el vandalismo sólo en lo que debe ser desfigurado, haz algo que los niños puedan recordar toda la vida -pero no seas espontáneo a menos que la Musa del TP te posea-. Vístete. Deja un nombre falso. Se legendario. El mejor TP está contra la ley, pero que no te pillen. Arte como crimen; crimen como arte.


Hakim Bey, "Caos: Los pasquines del Anarquismo Ontologico"
                                  

martes, 15 de marzo de 2011

La presión

La presión del cuerpo. Los colores ocultos.
Deposito de enfermedades, navega el sentido.
Noción inconclusa, mimetizado al punto cero.

La vuelta atrás, mortal con estilo propio.
Rumiando la desgracia, posas con recelo
Terror de película, menos ficción que un célula.

Escena de fuego, paloma ahogada. Escupitajos
Un baño en agua bendita, purga  las lenguas demonias.
Mentor del amanecer sentido, con el ojo seco como tela al sol.

Incursable el camino. La nube con lluvia.
Desquicio de autocrimen, perfecto el detective.
Huellas de sudor no perfuman tu conciencia.
La presión discreción para muerte. Inocentes

Veremos, después lo sabremos.
Pensemos, después lo aplicaremos
Sintamos, después la presión. 

video

martes, 4 de enero de 2011

La ceja altanera

"Abogo por el capricho, y quiero tener derecho de usarlo cuando se me ocurra"
  Fedor M. Dostoievski

Con el poder del viento, del hechizo, del huracán, de la tormenta. Con la furia del ideal y la convicción intacta. Criatura de seda que se funde en un acto de sensualidad bestial y sublime. Compañera de arraigos y desarraigos. Fundiciones de placeres femeninos en tu rostro ruborizado, arrebatadora de mis sueños repentinos, listón de conquista en mi pecho. Princesa de mi reino que me funde en su mirada. Amor de lo inexplicable que construye teoremas. Pie de guerra para estos dos entes adornados con almas. Y si no podemos escapar el uno del otro, quizás sea aun mejor todavía. Al final la elección convierte en polvo todos los sistemas... todas las teorías.