jueves, 1 de diciembre de 2011

Estar sin vos

Que le pasa a esa soledad que reniega la ausencia de tu boca. Me han preguntado por tu huida y yo tuve que explicar mi llanto. Si hay algo por hacer. De seguro moriré en el intento. Las suposiciones imaginarias van comiendo mi sueño. En regazo de piedra descansa mi psiquis. Un baño de ilusiones convergerá de un suspiro de agonía. Los ojos secos y lastimados. Una aroma de espinas entre tus piernas. Todo recuerdo inútil; por que ya ninguno siente. Tener que volver a este espacio para curar los males que se hacen enjambres. Y ahora que estás otra vez entre el abismo y el precipicio no hay diferencia, los usas como sinónimos. No hay observatorio que pueda distinguir la luz de tu estrella. El cuerpo otra vez como caja de resonancia de tus estados mentales. Que vamos hacer cada vez falta menos y todo se achica a mí alrededor. Cada cual lustra su egoísmo, lo pulen, le sacan brillo. Prefiero derretir un sueño que vivir en la esperanza. 
Ojala algún día vuelvas.

3 comentarios:

Evelyn dijo...

Me gusta mucho lo que escribís . puede que algunas cosas me sienta identificada y en otras no pero la forma en que redactas esta muy bueno

Yan Duimich. dijo...

Leyéndolo, y releyendome me pregunto si este estado será algo crónico más allá del que lo provoca.

Mis saludos en el nuevo año.

Pablo Terrible dijo...

Yan que alegría encontrarla por acá en este blog del "destierro"

Saludos!

Pablo Terrible