jueves, 7 de julio de 2011

Asombro vs. Descubrimiento

Ella escribe y yo la leo. Y miro un espejo, que se rompe, se fractaliza y en un instante es Todo de vuelta, y me refleja sensible, romántico supurador de sueños. La fuerza de la vida vuelve a rozar mis mejillas como un rocío de tibias matutinas. Como un novato cargado de esmero e ilusiones aprendo y practico el Arte del olvido. Pero el plano de sus peripecias se expande, y me destierra, para volver hacia el como El Extranjero y dejarme pupilo en su escuela de sensibilidades, de sentimientos. Sus escritos se transformaron en muletas para mi alma descreída que arrastra un cerebro como una bola de acero atada al pie de un condenado. Bueno es que sus fuerzas jueguen  con el infinito. Que no haya noción cuando tu espacio y tiempo fue poblado por esa brisa llenas de semillas que florecerán, así como marchitaran en un dialéctica extravagante.
Soy de Cancer y me regente es la Luna; regentea este negocios de ojos que la miran clamando no sé que milagro. Uno se encontró, dentro del extravío propio de mi mundo inconcluso. El otro está escribiendo, escribe.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Volviendo a re-leer te encuentro en el mar del tiempo, sin nombre y sin propósito.
Me quedo disfrutando el sabor casi marino de tu letra.
Dilucidando tus profundidades revuelves mi superficie.
Un beso y sigue posteando que detrás hay mas.

Pablo Terrible dijo...

Muchas gracias por tus palabras; ... y más aun por llegar hasta aquí y leer!

Atte-

Pablo Terrible