miércoles, 6 de julio de 2011

Perdido, se encuentra ...

La espera se hizo quizá larga, escabrosa. Pero se ve que hoy llego el momento.Me encontré con este escrito de May No la conozco solo llegue hasta ese lugar y quede atrapado de alma y cuerpo en esta maravilla de letras, de lenguaje. Le pedí permiso a May para publicar esta obra maestra en mi humilde territorio y me dio el “OK”. Así que señores acá está.



Si no me encontras, es porque me perdiste
y se que del olvido no voy a lograr regresar.
Será dejarlo todo para empezar de nuevo
No encontrarnos para poder sentir.
Solo quedará mirarnos desde el pasado
para relamer heridas viejas,
para curar las ideas del odio.
Tendremos que lavarle la cara a las mañanas, mi querido.
Y no volver, no regresar ni por la almohada,
ni por los vuelos de la sabana, ni por los besos por la ventana.
Vernos entre la lluvia, bailando con paraguas agujereados,
y negarnos la sonrisa bajando la mirada.
Bañar de oro las lagrimas,
vender nuestros cuerpos al pasado
para verlos flotar en el recuerdo, para matar nuestro sentido.
Pero no volver a matarnos, para no sentirte al lado temblando,
para no escucharme rogando.
Dejarte, perderme.
Odiarme, matarte.


Gracias May.

3 comentarios:

May dijo...

Nuevamente Gracias. Me pone muy feliz haberte acariciado el corazón y desquiciado tu sentido. Espero seguir en contacto y las puertas de mi pequeño espacio están abiertas para todo ser que quiera vivir.
Un gusto Pablo, nuevamente Gracias y visitaré seguido este espacio que tanto me ha gustado.

Pablo Terrible dijo...

May, el que tiene que dar las gracias soy yo.
Ya te dije perdón por esta perplejidad que se ha depositado casi con inocencia en mi a partir de encontrar este escrito, y esta magistral forma de escribir. Realmente este escirto "El arte del olvido", el blog en sí es un tesoro que tuve la gran suerte de encontrar. Despues de semejante cosa queda muy poco. Por acá solo uno más que andando perdido, encontró.

El gusto es mio.

Atte:

Pablo Terrible

Alejandra Ianniello dijo...

El escrito de May lo defino como "una caricia para el alma"...me encantó. Sor Juana.