jueves, 7 de agosto de 2014

Atema

La locura no es el vuelo; es un aterrizaje esforzoso. Es la cuerda que se salta sobre los campos minados del concepto. Minar de conceptos los planos de toda contemplación. La locura seria contemplar la luz del día durante toda una eternidad, con dolor en los ojos, resecos. Una razón bufónica viuda de reyes. Un pensamiento con voluntad propia.

2 comentarios:

ROSA ELIZABETH Cartasso dijo...

TAL CUAL

Anónimo dijo...

RE LINDO TUS ESCRITOS
ME GUSTA LEER Y MUCHO TIEMPO CON MIS NENES Y FAMILIA NO PUEDO
Y ME ENTRETENGO LEYENDO LO QUE ESCRIBIS MUY BUENO´