miércoles, 23 de septiembre de 2009

Errático

Para el que deambula, las atrocidades suceden cuando mas lo espera. Como un fantasma es transitorio en los aspectos. No está ni en el mundo de los muertos ni en el de los vivos, no es exactamente imaginario ni exactamente real. Es esa noción la que le permite ser “errático”, la que le permite el movimiento; esta inacabado, es lo que no termina de morir como es el caso de la infancia. Los fantasmas son figuras del deseo y del miedo. La caída de los valores universales ya esta en apogeo, uno no ve el bien o el mal, hay que imaginarlos. Lo actual siempre tiende a descartar el pasado, sea éste imaginado bueno o malo. Hay que llenar de imágenes el mundo, porque lo real es la muerte. Recuerdo a las sirenas que enloquecieron a Odiseo, y la fuerza de seducción de las mismas, lo que les pasa a esas imágenes en el momento en que la gente decide no escucharlas.

Giorgio Agamben decía que, “contemporáneo es aquel que recibe en plena cara las tinieblas que provienen de su tiempo” Creo que siempre es central la pregunta por esas tinieblas. No era que no podía escribir; solo tenia que cambiar la forma en la que lo hacia, y en ese punto lo imaginario vuelve a cobrar una dimensión interesante. Quizás esta guste menos… pero no puedo dejar de hacerlo (escribir) moriría más pronto. Explicar lo sucedido (por que deje de escribir) es algo que quiero tornar simple: tenía la sensación de ser el último hombre que se postula en el umbral de transformación, un umbral de final de la especie, de final de la historia. Luego de allí vino el progresivo enmudecimiento, el despojamiento de vocabulario, de símbolos que al fin y al cabo son inertes. Algunos dicen que uno es “algo” siempre en relación a otra “cosa”. “Yo” es una figura imaginaria nadie puede sostener “esta es la verdad sobre mí”, si no me equivoco por lo que me explico mi hermana, en esa imposibilidad se funda el psicoanálisis. Sabemos que cada vez que aparece “yo soy” lo que sigue es falso; y ahí está la gracia. Al decir “yo” estoy estetizando mi propia vida. Veo el maquillaje de la libertad por todos lados, una libertad que nunca es a titulo personal, que no tiene una intervención de autoridad por ser propia, eso ya desapareció de la faz de la tierra. Gente que piensa y libremente ya no hay.

Siempre pienso en el valor de los escombros. Y nunca un espanto me ato a una necesidad. El que perdido encuentra siempre anda errático. El retorno a lo suyo, a su escritura es el mismo, pero con otra forma, con otras sustancias. Bienvenido.



“Arrójate al vacío, ¡Hazlo!, y cuando estés cayendo, fabrícate alas”.

3 comentarios:

yomedea dijo...

Pablo, que alegría me da volver a leerte, tan conocido, familiar...
Certera tu conclusion, cuando dices Yo comienza la separacion te identificas con tu personalidad, yo, ego y al final eso creemos ser. Esa armadura contradictoria y limitante se cae en pedazos, son los tiempos? de algo parecido estoy viniendo...
Caminemos erraticamente Pablo, que de las buenas sendas he tenido suficiente.
Un beso de reencuentro y felicidad!

Pablo Terrible dijo...

Muchas gracias por tus palabras y por tomarte el tiempo de leer y comentar.

De enserio, muchas gracias.



Pablo Terrible

©Claudia Isabel dijo...

Pablo, coincido en mucha de las cosas que decís. No creo que exista la libertad, no en el sentido amplio de la palabra, porque si bien somos "libres", liricamente hablando, los prejuicios culturales, muchos de los cuales somos incapaz de asumir como tal, nos comen la cabeza, y si, somos libres para abrir la boca, para escribir; pero, la verdadera libertad es algo más profundo, por lo tanto empieza dentro de nuestra cabeza...
Ahora estamos viviendo un tiempo extraño, donde somos entes, individualistas...no sé si después del "Yo soy" lo que sigue es falso, pero me da la sensación que después de eso lo que sigue es un grito...

Siempre es interesante leerte
Un abrazod esde LA perla de Janis