martes, 29 de septiembre de 2009

El mudo


Él sí perdió la capacidad de creer.
Nunca creyó en las “vueltas atrás”
No cree que el quiebre se emparche.
No cree, por que no le transmiten.

Una herida de muerte, dos heridas,
de muerte, tres heridas de muerte.
Ya soy la “muerte”. Y todo falso.
El beso obligado también se siente.

Como un arte ermitaño duelo por
todos lados. Irse a la mierda sería
poco. Terminar lo terminado. Sed.
Empezar lo no empezado. Hambre.

Presente: boca sellada como buen
biólogo terrestre. Avanza un paso y
retrocede diez. Me como el agite y
me indigesto de odio. Me canse:
Que respeten “mí silencio”…

1 comentario:

Paula Sol dijo...

Hola! estuve mirando el blog me gustó lo que escribis!
gracias por tu comentario!