martes, 1 de julio de 2008

Pensarte



Escarbado por el dolor que ha vuelto a mí con la noche, el espíritu torturado en vano intenta comprender la expiación de un efecto que soporta su causa en un desliz de conceptos. Pronto mi cuerpo vacío no tiene nada más que los pegajosos sudores de la angustia. Las palabras en desarme sobre la hoja mutan, se transforman en instrumentos de mi martirio, refinamientos de mis suplicios, se convierten en garfios o garras, látigos, hachas, sierras, escalpelos o martillos. Cuando comienzo a pensarte las sábanas de mi cama se convierten súbitamente en mármol, y sus pliegues trituran mis huesos. Me es imposible moverme; creo que en ese momento sólo mis ojos conservan todavía la tibieza de la vida. Mi garganta anudada por la angustia, aunque luche con fuerza, no puede escapar para pedir una especie de socorro. Una llama fulgurante sigue ahí, en mis pupilas. Un caos de sensaciones indefinibles anega a mi conciencia. Mi ser, roto, fragmentado, yace esparcido por mis pensamientos. En el centro iluminado están mi corazón y mi alma, el primero despide sonidos huecos de corazón milagrosamente preservado; mi alma parece querer escapar de este ataúd de mármol, siempre rápida, siempre inquieta.
Como cada mañana, a mi regreso del infierno nocturno, mi primer consuelo es la amarga soledad de mi cuarto.
La tarde me sume en una especie de sopor. Cuando el día se acaba, la angustia empieza a tomar posesión de los rincones oscuros y me somete a opresiones preliminares. Temblando, acecho con ansiedad a mis pensamientos, que anuncian que otra vez me toca pensarte, como alma, como corazón, como cuerpo, como humano, como persona, como ser. Tu imagen en el pensar, como un regalo celestial maldito, te cubre una aureola con ese resplandor que, en el momento de su aparición, debió de adornar a la primera mujer.
Ya está todo fin desprende su aroma de principio.
En un plagio al dolor escucho voces que me hablan como a un niño a quien fuese preciso explicarle todo, cuando en realidad soy un hombre que aprende de la vida; pero al pensarte me siento al punto de perderla, por eso quiero oír como me recuerdan lo que ya sé, exactamente como si no lo hubiese sabido nunca.

13 comentarios:

Catriela Soleri dijo...

I'll need some information first.
Just the basic facts.
Can you show me where it hurts?

...

Lilit dijo...

Que triste.
Que conocido.
Que gran poeta eres!

Algunas frases me estacaron:

-Cuando comienzo a pensarte las sábanas de mi cama se convierten súbitamente en mármol
- Mi ser, roto, fragmentado, yace esparcido por mis pensamientos.
-Tu imagen en el pensar, como un regalo celestial maldito, te cubre una aureola con ese resplandor que, en el momento de su aparición, debió de adornar a la primera mujer.
-pero al pensarte me siento al punto de perderla, por eso quiero oír como me recuerdan lo que ya sé, exactamente como si no lo hubiese sabido nunca.

Solo quiero abrazarte y decirte lo que ya sabes:
Ya pronto todo va a pasar.
Muchos besos.

Pablo Terrible dijo...

Lilit:

Mujer completa.
Mujer hermosa.
Mujer pensante.

Gracias por tus palabras.


Mis cariños:


Dioniso

bernard n. shull dijo...

hi mate, this is the canadin pharmacy you asked me about: the link

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Leo y encuentro en el cuento toda la información que necesito.
Alguien que está paralizado
Que no busca lo que desea
o si lo ha hecho
algún puente se ha roto
irremediablemente
y prisionero
de la impotencia de no tener lo ansiado
la busca en el incorpóreo pensamiento
frío
mármol
Como siempre
te aplaudo
reverente.

juan borges dijo...

un abrazo dioniso y festejo que comienzes a navegar en la poesia..

Anonymous dijo...

-Temblando,

////hoy es uno de esos dias en los que por desgracia me toca ,ahora en mi cuarto, termino comprendiendo y compartiendo.

-Cuando comienzo a pensarte las sábanas de mi cama se convierten súbitamente en mármol.


lo senti.

Pablo Terrible dijo...

En la poesia no se incursiona.
Se vive.

Seras poeta o hombre de letras no tanto porque así lo hayas deseado, sino porque la naturaleza lo ha querido.


Saludos.


Pablo Del Pino

Jimena Gale dijo...

Hola! esta buenisimo,,, pero duele un poco al leerlo. Me gustó la frase: Ya está todo fin desprende su aroma de principio. creo que eso es lo primero que tenemos que aprender.
¿Que paso con escribiendo la doxa? quise entrar y ya no existe.
saludos!

Clodet dijo...

será que pensar-la implica pensar desde zonas limíttrofes, rotundamente orgánicas, vulnerables hasta la desesperación...
casi como sentirla
o soñarla...

desde un blog de sueños, complacida de visitarlo

abrazos

Lilit dijo...

Postea por favor!
Quiero mas.

Besitos.

Quiqué Buñuelos dijo...

pablo! me gusta cuando escribís este tipo de textos despojados de cualquier filosofía externa a la tuya y la de tus sentimientos...sale todo tu espíritu propio y no infundado...toda tu maravillosa poesía...
sos un gran escritor...
un beso grande...

Catriela Soleri dijo...

Hace mucho no me paseo por aquí, veo que me he atrasado.

Saludos!